<< Julio - 2014 >>
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Mantenimiento y cría en cautividad de los camaleones

Imprimir ficha

Indice | Clasificación y morfología | Mantenimiento en cautividad: Introducción | Alimentación | Terrario | Temperatura e Iluminación | Reproducción

La reproducción de los camaleones:

Cada vez son más los aficionados al mundo de los animales exóticos y cada vez es más creciente el número de reptiles, anfibios, etc., que se crían en cautividad, lo cual resulta muy útil puesto que reduce la necesidad de exportar animales capturados de su medio natural y pone al alcance de todos los aficionados ejemplares mejor adaptados, sin parásitos, menos estresados y en resumen más longevos.

Hasta hace poco se creía imposible mantener camaleones en cautiverio, sin embargo, hoy día especies como los C. Calyptratus, F. Pardalis y otras son criadas sin demasiado esfuerzo por expertos y principiantes en el tema.

Esta sección de la web la basaremos en los C. Calyptratus, y servirá de guía para el resto de especies pero para conocer los datos correspondientes a ellas tendréis que visitar la sección "Fichas y artículos".

Introducción a la reproducción:

La reproducción de camaleones en cautividad no es algo difícil, sin embargo, deben tenerse en cuenta una serie de cosas que hacen que esto sea posible. Para empezar, si no se cumplen con todas sus necesidades nunca obtendremos buenos resultados.
Como podréis imaginar, no todas las especies de camaleones son tan fáciles de reproducir, para algunas aún no se conocen ni si quiera los parámetros correctos de incubación.

Tenemos que distinguir dos grupos de camaleones:

  • · Ovíparos: son las especies que ponen huevos enterrados bajo tierra, los cuales eclosionan al cabo de varios meses de incubación.
    El tiempo que pasará desde el apareamiento hasta el momento de la puesta dependerá en gran medida de si el camaleón es de llanura o montaña.
    Los primeros suelen desovar pasados unas pocas semanas (de tres a cuatro) ya que los climas donde viven no suelen tener cambios de temperatura muy notables durante todo el año, lo que permite que el embrión pueda desarrollarse en ese medio desde una fase muy temprana.
    Los de montaña por el contrario suelen tardar de cinco a diez semanas desde el apareamiento hasta la puesta. Los huevos son depositados con los embriones en fases de desarrollo avanzadas. Esto se debe a que los climas donde viven no son muy estables, lo que hace necesario que el embrión comience a desarrollarse en el huevo dentro de la madre.
  • · Ovovivíparos: son las especies cuyas hembras incuban los huevos dentro del cuerpo, dando a luz a las crías tras un período de gestación de unos nueve meses.
    Son todas especies de montaña (que no todas las especies de montaña). Viven en climas extremos que harían imposible la incubación de los huevos fuera de la madre por lo que la única forma de prolongar la existencia de la especie es permitir que el embrión se desarrolle por completo dentro de su progenitora y nazca una vez acabado este desarrollo.

¿Cómo empezar?:

Si somos principiantes en el tema de los camaleones pero queremos intentar su reproducción la mejor opción será la de empezar con los C. Calyptratus, que crían con relativa facilidad.
Espolón macho camaleónSiempre que vayamos a criar más de dos ejemplares con el objetivo de reproducirlos, convendrá que sea un solo macho por cada dos o tres hembras.
Hay que recordar que la mayoría de las especies de camaleones son muy territoriales con sus congéneres, sean del sexo que sean, y sólo toleran la presencia en su territorio de otros individuos de sexo opuesto en épocas de apareamiento.
En cautividad, si queremos obtener resultados óptimos, nos veremos obligados a disponer de tantos terrarios como ejemplares vayamos a mantener. Los animales serán alojados individualmente, sin que tengan la posibilidad de verse unos a otros, para ser juntados cuando llegue el momento del apareamiento.

Dimorfismo sexual:

Al contrario que otras especies que deben sexarse a partir de cierta edad y observando los colores o la base de la cola para notar la presencia o no de hemipenes, la del camaleón velado (C. Calyptratus) tienen un dimorfismo sexual muy claro y es perceptible desde el momento en que nacen.
Aparte de las diferencias en tamaño, color, dimensión del casco, tamaño de la base de la cola, etc., los machos y hembras de esta especie pueden diferenciarse con un 100% de seguridad observando la presencia (machos) o ausencia (hembras) de espolones en la parte anterior de las patas traseras.

Receptividad y apareamiento:

Hembra camaleón receptivaUna vez más, estamos ante otra de las ventajas que tienen los camaleones velado. Los colores que presentan las hembras de esta especie en estado de receptividad y gravidez son muy característicos y se identifican fácilmente.

Una hembra no receptiva en presencia de un macho manifestará una actitud agresiva, abriendo mucho la boca e intentando morder.

Si por el contrario la hembra sexualmente madura entra en estado de receptividad o en producción de huevos mostrará un color de fondo verde claro con manchas color marrón anaranjado por todo el cuerpo. En presencia del macho mantendrá esos tonos y se quedara quieta esperando a que este se acerque e inicie el cortejo.

Una vez que la hembra quede preñada, su color volverá a cambiar, esta vez a un negro de fondo con manchas amarillas y verdosas. No es raro que una hembra preñada, una vez separada del macho, muestre de nuevo colores de receptividad. En estos casos lo mejor es volver a intentar el apareamiento siempre que la hembra no se torne agresiva frente al macho.Apareamiento Camaleón

Sabiendo los colores que presenta una hembra según su estado podremos saber cuando dejarla en el terrario del macho y cuando no. Si la hembra es joven, el desgaste que le provocará todo el proceso de producción de huevos, desove, etc., hará que su crecimiento se vea interrumpido lo cual le afectará a corto y largo plazo, reduciendo el número de huevos por puesta, acortando su vida, etc., por ello, debemos intentar aplazar el apareamiento tanto como nos sea posible. Por otra parte, si la hembra entra en estado de receptividad, lo mejor seria aparearla y tener una puesta fertil, ya que si no lo hacemos, nos arriesgamos a que la hembra retenga los huevos y en el mejor de los casos realice una puesta infertil que le afectara tanto como una puesta fertil.

Si nuestra hembra cuenta con un buen tamaño, buena salud y ha tenido una buena alimentación durante los meses previos no habrá ningún problema en intentar su reproducción. Para ello, necesitamos que la hembra este en estado de receptividad. Una hembra adulta empezara a producir huevos sin necesidad de que haya visto un macho anteriormente, no obstante, podemos incitarla a hacerlo dejando a ambos camaleones de sexo opuesto que se vean pero no se toquen.

Una vez que el animal muestre los colores típicos de ese estado, nos limitaremos a introducirla en el terrario del macho y esperar.
Conviene que antes de hacer esto dejemos al macho ver a la hembra fuera del terrario durante algunos minutos a fin de que se tranquilice un poco al ver a otro camaleón en su territorio. Deberemos estar atentos al cortejo y apareamiento ya que estos animales tan agresivos pueden hacerse mucho daño si la diferencia de tamaño es muy notable. En cualquier caso, no debemos intervenir en el proceso a menos que uno de los dos individuos ataque constantemente al otro y no muestre intención de procrear.

Pasadas unas horas o algunos días, la hembra sacara a relucir sus colores de gravidez, momento en el cual podremos sacarla del terrario del macho para devolverla al suyo.

La puesta:

Puesta huevos CamaleónUnas cuantas semanas después del apareamiento, notaremos que nuestra hembra ha engordado bastante, cada vez muestra menos interés por la comida y baja mucho a las ramas bajas del terrario o al suelo. Ha llegado el momento de la puesta.

Los camaleones ovíparos, excepto los enanos que los esconden bajo las hojas secas del suelo donde viven, ponen sus huevos enterrados en túneles que cavan las hembras a varios centímetros de profundidad. En cautividad, tendremos que ofrecerle un lugar adecuado para que desove. Podremos utilizar una caja de plástico profunda, llena de turba húmeda que evite que el túnel se derrumbe a medida que nuestro reptil cava y que colocaremos dentro del terrario. Si no tenemos sitio, tendremos que llevar a la hembra hasta la caja con turba.

El tiempo que tardara la hembra en hacer el agujero, poner los huevos y taparlos puede ser de muchas horas, pasándose incluso toda la noche preparando el lugar para el desove.

Es de vital importancia no molestarla mientras realiza la puesta, por ello, el terrario debe estar en una habitación tranquila, donde no haya nadie, ni si quiera otros animales. Una vez que la hembra suba a las ramas altas del terrario, podremos ir a verla, hidratarla y alimentarla.

Cuidados especiales para hembras reproductoras:

Las hembras, que sufren un gran desgaste en el proceso de producción de huevos, en la puesta, etc., suelen vivir menos años que los machos. Pese a esto, conseguiremos que vivan durante mucho tiempo si le damos los cuidados necesarios durante estos periodos.

  • · Antes y después de la puesta de huevos:
    Las hembras deberán recibir un aporte extra de vitaminas y calcio (suplementaremos la dieta cuatro o cinco veces por semana). Empezaremos con ello desde el momento en que la hembra muestre signos de producción de huevos y volveremos a las dosis normales después de la puesta y la recuperación total del animal.
    Además, se hace de vital importancia que estas puedan recibir radiación ultravioleta directamente del sol o de fluorescentes especializados, a fin de que puedan sintetizar la vitamina D3, esencial para fijar el calcio a los huesos y no sufrir enfermedades como la EMO.
    Aumentaremos levemente la ración alimenticia diaria de la hembra, que tendera a comer más cuando este en producción de huevos o recuperando el peso perdido tras la puesta. No estamos hablando de sobrealimentarla, ya que, lo único que conseguiremos con esto será una sobre producción de huevos con todos los problemas que conlleva.
    Hidrataremos al animal asegurándonos de que bebe a diario.
  • · Inmediatamente después de la puesta:
    Cuando las hembras bajan al suelo, cavan un túnel y realizan la puesta, vuelven a subir a las ramas altas del terrario con una delgadez muy notable y una deshidratación importante. Por ello, estaremos atentos a este momento para hidratarla colocándole el sistema de goteo constante en su terrario, proporcionándole agua directamente en la boca (siempre que podamos) e incluso dándole un baño de agua tibia durante varios minutos. Mientras la bañamos, tendrá que estar vigilada constantemente para evitar que el agua cubra sus fosas nasales y se ahogue, no saben nadar.
    Tras la hidratación procederemos a ofrecerle comida.

Manejo e incubación de los huevos:

Ciclo reproducción CamaleónEn un primer momento podríamos pensar que si la hembra ha decidido realizar la puesta de los huevos en el recipiente con turba que le preparamos o en la misma maceta del terrario es porque el sitio es idóneo para el desarrollo de los huevos, pero lo cierto es que no.

Si queremos tener éxito en la cría de nuestros camaleones tendremos que desenterrar los huevos, limpiarlos un poco para quitar el exceso de tierra y pasarlos a un recipiente con vermiculita (esterilizada) húmeda cerrado herméticamente (o con pequeños agujeros en la tapa) que introduciremos en una incubadora.
Es muy importante realizar esta operación antes de las 48 horas posteriores a la puesta, ya que pasado este tiempo, comienza la fijación del embrión y cualquier movimiento o giro podría resultar mortal.

La temperatura de incubación para la especie en la que hemos basado este apartado (C. Calyptratus) está entre los 26 - 28ºC. Tenemos la opción de dejar estos valores constantes o hacerlos descender durante la noche hasta los 20 - 24ºC. Una temperatura por encima de 31ºC y por debajo de los 18ºC puede ser peligrosa para el desarrollo normal del embrión.

La humedad deberá mantenerse en torno al 85%, aunque bastará con mantener húmedo el sustrato de incubación.

A partir de aquí nos queda esperar unos largos seis meses, que es el tiempo que suelen tardar los pequeños C. calyptratus en nacer. En cualquier caso, debemos estar atentos a las fechas pues pueden adelantarse o retrasarse unas cuantas semanas. No desesperéis, la incubación es larga pero todo llega.

Tendremos que abrir los recipientes donde están los huevos cada 10-15 días a fin de que el aire del interior de éste se renueve, para controlar que la vermiculita siga húmeda, que los huevos estén en buenas condiciones y para retirar aquellos que estén enmohecidos, etc.

Si los huevos tienen la cáscara arrugada significa que están a punto de eclosionar o que necesitan más humedad. En este caso añadiremos agua tibia por las paredes del recipiente, sin que ésta caiga directamente en los huevos.

Si por el contrario en la cáscara se condensan pequeñas gotitas de agua significa que la humedad es excesiva.

La eclosión:

Una vez que los pequeños camaleones rompan la cáscara y asomen la cabeza podremos pasarlos a otro recipiente que mantendremos en la incubadora a la espera de que terminen de salir. De este modo evitamos que los camaleones que ya han nacido puedan dañar el resto de huevos que aun no han eclosionado.

No debemos ayudar a ninguno de los pequeños lagartos a salir del huevo. Todos ellos están capacitados para hacerlo por sí solos, y los que tengan más problemas morirán. Si las ayudamos a salir, nos arriesgamos a matarlos y lo único que conseguiremos es prolongar la agonía de los animales más débiles que morirán a los pocos días.

Fotografías de todo el proceso:

  • 1) Colores de receptividad de la hembra. (Foto de Ry4N)
  • 2) Apareamiento. (Foto de Pucktoamo)
  • 3) Realizando el túnel de puesta. (Foto de Ry4N)
  • 4) Proceso de desove. (Foto de Davixxx)
  • 5) Desenterrando los huevos. (Foto de Ry4N)
  • 6) Limpieza de los huevos. (Foto de Ry4N)
  • 7) Colocación de los huevos en vermiculita húmeda. (Foto de Ry4N)
  • 8) Hembra después del desove, visiblemente débil. (Foto de Ry4N)
  • 9) Eclosión de los huevos. (Foto de Nacho)
  • 10) Cría de C. Calyptratus. (Foto de Nacho)

Volver al Indice

Texto por: Ryan Rodríguez, Ry4N